Estar bastante para la mierda, con un instinto asesino importante…

A todos los cobardes, a todos los cagones sin personalidad, que se comportan como unos hijos de puta básicamente, capaces de convivir con quien no aman, que no se animan a decírselo, que no pueden mirar a los ojos, hablar francamente…

Llegan a hacer planes increíbles, adolescentes, cuasi infantiles… con tal de no poner los huevos sobre la mesa…